¿Cómo era la vida antes de que Internet irrumpiera con fuerza? Internet lo ha revolucionado todo, permitiendo hacer cualquier cosa desde cualquier lugar. El mercado se lanzó al ciberespacio, sin saber que iban a surgir instrumentos capaces de asegurar, controlar y contabilizar toda la operativa online. Así nació el mercado de APM (Application Performance Management).

¿Qué ha ocurrido en estos años para llegar a este punto y cuando comenzó la gestión del rendimiento de aplicaciones a ser una solución crítica en los negocios?. Hoy en día es impensable que ningún área o proceso de negocio no ofrezca capacidad digital y un nivel de rendimiento satisfactorio.  El final de la década de los 90 supuso la explosión de las redes locales, momento en el que las soluciones de APM llegaron al Mercado en Mayúsculas. La tecnología APM se fue extendiendo a todos los entornos. LLegó primero al ámbito cliente/servidor, con una herramienta adaptada al correo electrónico. Un año después añadía la monitorización de infraestructuras a este entorno. En el 2005 empezó a monitorizarse el último eslabón de la cadena: la experiencia del usuario. 

A partir de ahí, las consultoras tecnológicas comenzaron a considerar al APM como un mercado con entidad propia, y así lo demuestra el hecho de que en 2010 Gartner incluyera por primera vez la tecnología APM en su cuadrante mágico.

Para más información sobre Application Performance Management contacta con Quenta o a través de info@quenta.es