Con las herramientas de APM, las empresas pueden monitorear todo, desde las capacidades de red hasta el consumo de rendimiento. La medición de la experiencia del usuario final debe involucrar el monitoreo de todo el entorno, y si la compañía está entregando una aplicación o servicio de software, necesita una vista de principio a fin sobre el rendimiento de la aplicación.

La gestión del rendimiento de la aplicación es una parte clave del ciclo de vida de DevOps. Las empresas que no siguen el rendimiento de sus aplicaciones durante todo el ciclo de vida terminarán en la línea de meta con una aplicación que no está funcionando bien. APM puede proporcionar a los desarrolladores información sobre si el desarrollo está afectando al rendimiento. Además de tener esa visibilidad, brindan datos empíricos y brindan a las empresas retroalimentación en tiempo real sobre el desempeño de las aplicaciones. Si hay un fallo o degradación del rendimiento, la herramienta APM puede identificar esto y luego llevar el contexto de la aplicación y las métricas clave y la experiencia del usuario al desarrollo de la línea de código.

Es importante que las empresas se aseguren que sus clientes tengan una excelente experiencia de usuario en la forma en que interactúan con una aplicación , para ello deben considerar y establecer un conjunto de tecnologías que les permita medir y comprender estas experiencias.

Los beneficios de utilizar un control de la aplicación y la herramienta de gestión, es que permite no sólo controlar lo que está sucediendo en sus aplicaciones y entornos, sino también para ver lo que está pasando a través de todo el ciclo de vida de desarrollo de software. Las empresas pueden ver sus aplicaciones en tiempo real, lo que permite a los equipos monitorear los diferentes entornos para que puedan saber qué está sucediendo a los usuarios y eventos específicos.

Una solución de APM debe proporcionar visibilidad en aplicaciones heredadas y modernas, en infraestructura de la aplicación, hacer un seguimiento de la disponibilidad y el rendimiento de la misma mediante transacciones sintéticas y el tráfico real del usuario.

Seleccionar una buena herramienta APM ayudará a entregar la mejor experiencia de usuario, mejorar la fidelidad y los ingresos de los clientes.

Para más información sobre Application Performance Management contacta con Quenta o a través de info@quenta.es