La mayoría de las empresas no están protegidas ante los ciberataques, no terminan de aprender la lección. En los últimos cuatro años los ciberataques aumentaron un 60%. Estas bombas provocan un impacto global de entre 300.000 millones y un billón de dólares al año.

En España la cuantía es menor, pero alarmante. Según el INCIBE, el coste medio de los ataques informáticos en nuestro país el año pasado fue de 75.000 euros, lo que supuso un impacto de unos 14.000 millones de euros anuales en el sistema empresarial español.

Desde el 2014 estos ciberataques están considerados como uno de los principales riesgos globales. Muchas empresas y organizaciones ya están tomando medidas de blindaje y precaución ante los ciberataques que están sufriendo y a la vez se recomienda tener políticas de buen uso del correo electrónico y mantener los sistemas actualizados, ya que los ciberdelincuentes aprovechan las vulnerabilidades de los sistemas que los fabricantes van solucionando con las últimas versiones.

En marzo del próximo año entrará en vigor la nueva regulación europea de ciberseguridad (la Directiva NIS), que obliga a las empresas a adaptarse con el objetivo de evitar ser víctimas de ataques malintencionados. Enfrentarse a las ciberamenazas ya no es una cuestión del departamento de informática, sino que requiere la intervención del conjunto de toda la empresa.

Para más información sobre Ciberseguridad contacta con Quenta o a través de info@quenta.es