El GDPR exige que se lleve a cabo un DPIA donde el procesamiento de datos probablemente genere un alto riesgo para los derechos y libertades de las personas físicas. Las evaluaciones de impacto de protección de datos (DPIA) ayudan a las organizaciones a identificar, evaluar y mitigar o minimizar los riesgos de privacidad con las actividades de procesamiento de datos. El incumplimiento de una DPIA es una infracción del GDPR y podría generar multas de hasta el 2% del volumen de negocios anual de una organización.

¿Cuándo debería realizarse un DPIA?

Se debe realizar un DPIA lo antes posible dentro de cualquier ciclo de vida del nuevo proyecto, de modo que sus hallazgos y recomendaciones puedan incorporarse en el diseño de la operación de procesamiento. La incorporación de características de privacidad de datos en el diseño de proyectos puede tener los siguientes beneficios:

  • Los problemas potenciales se identifican en una etapa temprana.
  • Abordar los problemas con anticipación a menudo será más simple y menos costoso.
  • Mayor conciencia de privacidad y protección de datos en toda la organización.
  • Las organizaciones tendrán menos probabilidades de violar el GDPR.
  • Es menos probable que las acciones sean intrusivas para la privacidad y tengan un impacto negativo en las personas.

Un DPIA constará de los siguientes pasos clave:

  1. Identificar la necesidad de un DPIA.
  2. Describir el flujo de información.
  3. Identificar la protección de datos y los riesgos relacionados.
  4. Identificar soluciones de protección de datos para reducir o eliminar los riesgos.
  5. Integrar soluciones de protección de datos en el proyecto.

La DPIA debe ser impulsada por personas con la experiencia y el conocimiento adecuados del proyecto. Si la organización no posee suficiente experiencia puede considerar contratar especialistas externos para consultar o llevar a cabo el DPIA.

Para más información contacte con Quenta Solutions a través de info@quenta.es